Home / Salud / La hormona que nos pone románticos

La hormona que nos pone románticos

alejandra-barrales-infertilidad

La infertilidad es un problema de salud que afecta al 15% de la población global, es decir, alrededor de 49 millones de parejas tienen dificultades para concebir y en su mayoría, no se atreven a buscar ayuda.

Anteriormente, se consideraba que la mujer era la única culpable de no poder tener hijos. Ahora se sabe que los problemas de infertilidad se dan, en un 40% de los casos en mujeres y un 40% en los hombres, mientras que el 20% restante se denomina “esterilidad de origen desconocido”. Además, es común que entre las parejas con este tipo de dificultades, se presenten trastornos psicosexuales ocasionados por la ansiedad, el estrés y otros factores psicológicos que pueden afectar el rendimiento sexual tanto física como emocionalmente.

salud-sexual-mujer_570x320_scaled_cropp

Mientras que la mayoría de los métodos para tratar la infertilidad se centran en agentes biológicos, el procesamiento emocional y el papel del cerebro son factores que muchas veces se dejan a un lado. Es por esto que el Departamento de Medicina del Imperial College, en Reino Unido, liderado por Waljit Dhillo, identificó una hormona que podría servir para tratar los trastornos psicosexuales.

La Kisspeptina (KP), mejor conocida como la hormona de la pasión, es producida por el hipotálamo, sin embargo, está presente en otras regiones límbicas del cerebro involucradas en comportamientos emocionales y reproductivos.

hombres-sexo-640x360

En el experimento participaron 29 hombres jóvenes y sanos. Algunos fueron inyectados con la hormona, mientras que los demás recibieron placebos para medir la actividad cerebral mientras veían imágenes sexuales y no sexuales. A quienes se les administró kisspeptina, mostraron un aumento de actividad en las zonas del cerebro que suelen ser estimuladas por la excitación sexual o el amor, mientras que aquellos a quienes se les inyectó el placebo no tuvieron el mismo resultado.

Los hallazgos de esta investigación indican que la kisspeptina mejora los circuitos conductuales en el cerebro, relacionados con el sexo y el amor romántico. El doctor Dhillo, reportó el interés del equipo para continuar investigando la hormona, con el objetivo de generar un tratamiento eficaz para los trastornos psicosexuales y así, ayudar a un sinnúmero de parejas que tienen dificultades para concebir.

450_1000

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba