Home / Salud / La verdad sobre los virus

La verdad sobre los virus

Un virus no es considerado un ser vivo sino un conjunto de moléculas, ácido nucleico (DNA o RNA) y una cubierta proteica, cuyo objetivo es parasitar a un organismo y replicarse. Está considerado como el agente infeccioso más pequeño conocido en el que transfieren el ácido nucleico de una célula a otra, se multiplican y causan enfermedades a los microorganismos, plantas, animales y al hombre mismo.

En los animales causan rabia, cólera, fiebre aftosa, influenza porcina, pneumoencefalitis aviar, etc. En las plantas el virus mosaico afecta al tabaco, pepino, tomate, lechuga, col, papa, etc. Al ser humano le ocasionan enfermedades como viruela, varicela, sarampión, rubéola, paperas, influenza, gripe común, poliomielitis, hepatitis viral A, B, y C, herpes genital, fiebre amarilla, encefalitis viral, etc.

Dicho sea de paso que no siempre son perjudiciales ya que también se utilizan en la producción de vacunas y la inmunización masiva de las poblaciones contra enfermedades virales.

Su origen, aunque resulta debatible, lo enteramente cierto es que éstos no aparecen de la nada, la mayoría existen en la naturaleza durante mucho tiempo hospedados en su medio, hasta que de pronto, una persona por alguna razón entra en contacto con ellos. Frecuentemente, esa razón es debido a las actividades humanas, desequilibrio ambiental en zonas apartadas del mundo, expansión poblacional, explotación intensiva, etc.

Adicionalmente, las grandes migraciones, urbanización desenfrenada, prácticas agrícolas inadecuadas y medidas higiénicas deficientes, también favorecen el contacto humano con agentes patógenos desconocidos que anteriormente estaban en áreas limitadas y/o de difícil acceso.

Ahora bien, los virus pueden cambiar a través del tiempo dando lugar a cambios en el comportamiento de los mismos. Es decir, en una población de un mismo virus, surgen variantes en torno al genoma original y dominante. Mientras no hayan cambios, la mayoría de las variantes se mantienen en baja frecuencia. Cuando un cambio acontece, es entonces que la variante mutante que mejor responda al mismo, se convierte en dominante.

 

Por otro lado es verdad que existen proyectos experimentales “secretos”, de los cuales poco llegaremos a conocer. Y ciertamente, también existen intereses en el desarrollo de armas biológicas. Sin embargo, quienes han investigado a fondo sobre el desarrollo de armas biológicas, saben que el peligro reside en el uso de agentes virales conocidos y no en la creación de nuevas cepas.

Los virus siempre han fascinado a los investigadores dada su aparente sencillez que es conde procesos biológicos verdaderamente complejos y con la capacidad de afectar a la especie humana.

En tanto exista explotación inadecuada de los recursos, la armonía en la naturaleza brindará una respuesta de gran impacto y probablemente adversa para la sobrevivencia humana.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba