Home / Salud / Lo que sucede en el sueño REM

Lo que sucede en el sueño REM

Aunque no se tiene una respuesta definitiva, es evidente que ciertos procesos fisiológicos están relacionados con el periodo de sueño. Dormir es importante porque:

  • Se da el reestablecimiento o conservación de energía
  • Eliminación de radicales libres
  • Regulación térmica
  • Regulación metabólica y endócrina
  • Activación inmunológica
  • Consolidación de la memoria

Sin embargo, es el sueño REM (Rapid Eye Movement) o el sueño activo lo que nos ocupa. Éste se da en ciclos siempre precedidos por el sueño no REM y sucede hasta cinco o seis veces por noche y es en este momento en el que los sueños suceden.

Aunque la actividad cerebral es semejante a la que tendríamos al estar despiertos, nuestro cuerpo permanece inmóvil, el tono de nuestros músculos disminuye con excepción de los respiratorios y los esfínteres.

Estando en el sueño REM las funciones corporales se vuelven irregulares, por ejemplo, nuestra temperatura corporal se acerca a la del ambiente… ¡como si fuéramos reptiles!

Lo mismo sucede con la presión arterial, frecuencia cardíaca y ritmo respiratorio (pudiendo haber episodios de apneas), todo se desequilibra. Incluso, erecciones espontáneas suceden, tanto del pene como del clítoris.

El sueño REM es crítico para el desarrollo cerebral y para mantenimiento de los circuitos neuronales. En los recién nacidos, el sueño activo ocupa el 60% de su descanso. A medida que crecemos, este porcentaje disminuye hasta acercarse al 20% en la adultez y decrece todavía más durante la tercera edad.

Imagínate, un adulto joven requiere una hora y media antes de entrar a los plácidos 5 y hasta 30 minutos de sueño REM. Ahora, un adulto mayor con sus tantos despertares nocturnos, ¿cuántos minutos pasará?

Ahora bien, ¿qué pasa con la pérdida del sueño cuando existe privación (periodos mayores a 24 horas), restricción (disminución del tiempo habitual) o bien, fragmentación (interrupción repetida o despertares)? ¡Acertaste! Lo que resulta es una afectación a las funciones cognitivas y variadas de la memoria, lo que se traduce en un pobre rendimiento y desempeño de la persona.

Se considera que durante el sueño activo, reorganizamos nuestros contenidos mentales, fijando nuevos recuerdos e integrándolos a la memoria, a la vez que se descarta información considerada irrelevante.

El sueño es importante, ¡duerme mientras puedas!

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba