Home / Salud / El problema de la farmacorresistencia

El problema de la farmacorresistencia

La farmacorresistencia o resistencia a antibióticos, se produce cuando los microorganismos, sean éstos bacterias, hongos o parásitos, sufren cambios que hacen que los medicamentos utilizados para curar infecciones causadas por los mismos, dejen de ser eficaces. La resistencia a la que se refiere el problema, abarca medicamentos antibacterianos, antivirales, antiparasitarios y fungicidas.

Importante es mencionar que son los gérmenes los que se vuelven resistentes, no así los humanos o animales.

Actualmente, existe una multirresistencia en gran número de gérmenes. Lo cual, reduce las posibilidades de tratamiento eficaz de enfermedades, prolonga el tiempo de agonía de los enfermos y los obliga a utilizar medicamentos costosos, además de alargar el tiempo de hospitalización y aumentar el riesgo de mortalidad.

Diariamente aparecen y se propagan en todo el planeta nuevos mecanismos de resistencia, un creciente número de infecciones como neumonía, tuberculosis, septicemia, gonorrea, etc, son cada vez más difíciles de tratar.

Por ejemplo, el VIH en 2010 era farmacorresistente en un 7% de los casos, actualmente, en algunos países, la tasa aumenta al 15%. Con enfermedades como la tuberculosis, sucede algo similar, anteriormente en 2014 la tasa de resistencia de la bacteria a los antibióticos era del 3.3% y ahora se eleva al 20%.

¿Cómo sucede esto? La respuesta es: selección natural. Las bacterias infecciosas están sometidas a un estrés constante. Deben colonizar una zona y reproducirse rápidamente ya que habitan en un entorno hostil, nosotros. En este sentido, nuestro cuerpo está dotado de un sistema inmunitario listo para defendernos y estrategias para deshacernos de las bacterias. Además de ello, si le añadimos el aporte del antibiótico, el medio se transforma agresivo para las bacterias.

Sin embargo, tanto estrés suele derivar en alteraciones de su ADN y con ellas, mutaciones. En ocasiones, dichas mutaciones son inútiles y la población muere, pero con que una célula consiga tener éxito y la haga resistente, desencadena un problema para el huésped.

Toda la población muere excepto esa célula, la cual, además de ser resistente al antibiótico, está programada para dividirse y transmitir su ADN en cada división. Esto significa que, en pocas horas, se tendrá toda una población de células resistentes colonizando toso a su paso.

Una de las principales causas a nivel mundial respecto de la resistencia de las bacterias a los medicamentos, es el uso indiscriminado e irracional de los fármacos por el hombre, además de la prescripción y venta inapropiada de antibióticos, abandono del tratamiento antes de lo prescrito, etc.

Aunque mundialmente es un problema que detona focos rojos, lo cierto es que la solución radica en la investigación, lo cual implica altos costos y bastante tiempo. Mientras esto rinde frutos, la Organización Mundial de la Salud recomienda:

  • tomar antibióticos cuando sean prescritos por un profesional certificado
  • no demandar antibióticos innecesariamente
  • prevenir infecciones lavando bien las manos
  • preparar alimentos en condiciones higiénicas
  • evitar contacto íntimo con enfermos
  • mantener relaciones sexuales seguras
  • mantener las vacunaciones al día
Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba