Home / Salud / “Se me subió el muerto”

“Se me subió el muerto”

muerto

“Se me subió el muerto”, una sensación que ocurre cuando se está entre despierto y dormido y la conciencia es capaz de percibir el entorno.

A este fenómeno se le llama oficialmente parálisis del sueño por estrés y es padecido por entre el 30 y 50% de la población mundial. Los científicos afirman que ocurre mientras se está en la etapa del sueño MOR, en la cual soñamos y captamos mucha información del entorno.

La explicación más simple es que el cuerpo se mantiene dormido cuando el cerebro ya despertó.

Las personas que lo han sufrido alguna vez cuentan haber sentido su cuerpo inmovilizado, por lo que comienzan a experimentar ansiedad, miedo y opresión en el pecho. Se ha llegado a la conclusión que cuando ocurre este fenómeno varias veces en poco tiempo, se puede considerar patológico y se puede relacionar incluso con un problema psiquiátrico. Pero antes de sacar conclusiones sobre su salud mental y la de sus conocidos, sepan que hay algunas hipótesis de por qué ocurre. El doctor Carlos Solís Pérez del IMSS explica que este fenómeno puede ser recurrente en personas que abusan del alcohol, tabaco o que tienen problemas en su dieta o falta de vitaminas. También pueden experimentarlo personas bajo mucho estrés o que hayan pasado por un suceso traumático.

En nuestra Era lo explicamos así, pero imagínense lo que las culturas más místicas creían sobre el tema.

Se asociaba con embrujos, demonios y hasta fantasmas, esto no quiere decir que algunos no crean aún que es a causa de algo que va más allá de lo que podemos ver, como que en realidad se nos haya subido un muerto encima para decirnos algo, o que el alma no haya tenido tiempo de regresar al cuerpo antes de que el cerebro despierte.

No es de gratis que otras regiones del mundo tengan un apodo parecido para el fenómeno, en países anglosajones se le conoce como old hag (vieja bruja) y en las culturas afroamericanas se dice “se subió el diablo”.

Si les ocurre esto, no hay mucho que hacer más que conservar la calma y dejar que poco a poco el cuerpo vaya despertando, alcanzando al cerebro.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba