Home / Tecnología / El horno de microondas

El horno de microondas

microEn los hogares de todos nosotros, existen componentes que han estado ahí siempre. La rutina nos haría pensar, y errar, sobre su origen. Algunos podríamos pensar que han estado ahí por siempre, damos por hecho su existencia y permanencia en nuestras vidas sin reparar un momento sobre su aparición en uno de los huecos predeterminados de nuestras vidas.

Así, hemos convivido durante años con el televisor, con agua corriente que emerge de la regadera, con el refrigerador. Pero entre los electrodomésticos, hay uno en especial que nos podría sorprender si por un momento nos detenemos y pensamos, ¿cómo es que funciona el microondas? ¿Cómo puede ser que la comida que entra, sale caliente, pero no se siente la temperatura de un horno convencional? ¿Por qué el plato se conserva frío? ¿Sabes la respuesta o te la platicamos?

A diferencia de los hornos convencionales, que necesitan calentarse para poder calentar o cocer un alimento, los hornos de microondas no requieren elevar su propia temperatura. La palabra micro no tiene nada que ver con el tamaño, pues se refiere únicamente a un rango de radiación electromagnética. Otros rangos de esta radiación son la luz o aquellos utilizados para transmitir señales de radio, televisión o celular.

Para calentar o cocer un alimento, los hornos de microondas aprovechan una característica de este tipo de radiación: el efecto electromagnético que se produce en algunas moléculas principalmente el agua, las grasas y los azúcares.

Así como un rango de radiación electromagnética tiene un efecto sobre la antena de radio de nuestro auto, las microondas tienen un efecto sobre nuestros alimentos. Este efecto produce el movimiento de las moléculas, y una molécula que se mueve más, es una molécula más caliente. Así, sin que el horno se caliente, la comida en tu plato sí eleva su temperatura.

Como la gran mayoría de los casos en la ciencia, esto fue descubierto de forma accidental en 1945, mientras que un ingeniero operaba un equipo de radar y noto que la barra de chocolate en su bolsillo, se derretía. Entonces, las investigaciones se condujeron en este sentido y hoy podemos usar este efecto para nuestro beneficio.

Tal como los espejos reflejan la luz y los edificios reflejan las señales de FM, los metales reflejan las microondas y no las absorben como los alimentos. Por ello, los fabricantes insisten en la precaución de no introducir objetos metálicos en el microondas. La absorción de la radiación en los alimentos es limitada en profundidad, alcanzando unos 2.5 centímetros. Por ello, es común que algunos alimentos resulten calientes en el exterior, y fríos o incluso congelados en su interior.

Y sin embargo, toda esta historia sobre el ingeniero y su barra de chocolate, se reduce a un dispositivo de tamaño mediano y una rueda giratoria en su interior. Ahí entra la sopa fría y después de 30 segundos y unas cuantas vueltas, la comemos caliente. La próxima vez que enciendas tu horno de microondas intenta imaginar cómo la radiación invisible provoca el movimiento de las moléculas de los granos de maíz, y que este movimiento, al elevar la temperatura, es lo que causa el “pop” y ese delicioso olor a mantequilla de nuestras palomitas instantáneas.

Agradecemos a Manuel Perez del Castillo (Twitter: @mperezcast) por su propuesta y participación en la elaboración de este artículo.

 

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Comentarios (2)

  • Dinorah Contreras Martignon

    Muy interesante el artículo. Me gustó mucho. Gracias por publicar temas tan interesantes.
    Pero también me hicieron reflexionar sobre el hecho de cuánto tiempo tienen estos aparatos entre nosotros. Cuando era niña viví entre el inicio de lo moderno y las viejas prácticas y costumbres. Y sin embargo, ya no hallaría la forma de vivir sin mis electrodomésticos, todos. Ha sido tan rápido el acceso y el desarrollo que cuando les platico a mis hijos o a otros jóvenes cómo y qué había en mi niñez y juventud, se asombran.
    Bueno, sólo fue una remembranza, pero que nos lleva a cuestionar otros temas…..
    Saludos.

    Responder
  • Eder Emmanuel Alcalá Gutiérrez

    Aunado a un cordial saludo, aprovecho la oportunidad para proponer un tema, que a mi entender, considero interesante como lo sería el clero regular y las congregaciones, origen y finalidad.

    Sin mas por el momento, agradezco la atención que sirvan prestar a la presente!!

    Responder

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba