Home / Tecnología / El éxito de la lógica difusa

El éxito de la lógica difusa

Lofti Zadeh estudió en la Universidad de Teherán, Irán para después continuar su formación en el MIT en Estados Unidos, además de estudiar y ejercer también en la Universidad de Columbia y en la Universidad de Berkeley. En 1965 anunció el concepto de conjunto difuso en una publicación que se convirtió en uno de los trabajos más citados del siglo XX.

El origen de la lógica está en que, en matemáticas, las aseveraciones bien, son verdaderas o falsas. Verdadero tal como que “2, 4 y 6 son números par” o falso, tal como que “π es número racional”. Sin embargo, en nuestro cotidiano vivir, no todas las premisas se pueden clasificar de la misma manera. Algunas afirmaciones o son subjetivas, o contienen ambigüedades o simplemente carecen de sentido.

La lógica difusa o borrosa, nace del estudio de este tipo de ambiguedades a fin de poder reflejar los conceptos que las personas utilizamos de forma habitual y que son claves de nuestra forma de razonamiento. Los conjuntos difusos permiten describir conceptos como “ropa muy sucia” para una lavadora inteligente, o “vehículo delantero demasiado próximo” para un auto.

Igualmente, la lógica difusa indica que, entre lo verdadero y lo falso, existen todos los posibles grados de verdad, así como es verdad que entre el negro y el blanco hay toda una escala de grises.

Será hasta los años 80 cuando las ideas de Zadeh se logran concretar en aplicaciones exitosas al tratar la información imprecisa en términos de conjuntos borrosos que se combinan en reglas para definir acciones. Así, un sistema puede arrojar, para una entrada, varios valores de salida. Dicho de otro modo, permite representar el conocimiento común, que es mayoritariamente del tipo lingüístico cualitativo y no necesariamente cuantitativo, en un lenguaje matemático a través de la teoría de conjuntos difusos y funciones características asociadas a ellos.

Así pues, las características más atractivas de la lógica difusa son su flexibilidad, tolerancia con la imprecisión, su capacidad para modelar problemas no lineales y su base en el lenguaje natural.

Zadeh únicamente pretendía generar un formalismo para manipular, de forma más eficiente, la imprecisión y la vaguedad del razonamiento humano expresado lingüísticamente. Sin embargo, ¡el impacto posterior a los años 80, fue abrumador!

Su lógica difusa ha hecho posible desarrollar tecnología que da lugar a más de 50,000 patentes, actualmente presente en sinfín de objetos y situaciones de la vida cotidiana, tales como: lavadoras, cámaras de video, automóviles, trenes automáticos, plantas de tratamiento de residuos, entre otras.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba