Home / Tecnología / LEGO

LEGO

legoQuizás uno de los juguetes más famosos y populares de todos los tiempos sean los pequeños y coloridos bloques de construcción LEGO. Cientos de piezas de plástico, cuadradas y rectangulares y de colores brillantes, que se unen para crear desde una enorme fortaleza  hasta un pequeño tren de carga, han estado presentes en la vida de todos nosotros. Y a pesar de presenciar nuestra infancia, la de nuestros padres y seguramente la de nuestros hijos, realmente no sabemos nada sobre el incondicional LEGO.

LEGO obtiene su nombre de la frase Leg Godt, que significa “juega bien”. Nació en el taller de Ole Kirk Christiansen, un carpintero danés quien convirtió su pequeño oficio familiar en una de las compañías de juguetes más importantes del mundo. En 1918 Christianses abrió su primer negocio, una carpintería, y se dedicó a la construcción de casas y muebles. El trabajo era prometedor y el carpintero comenzó a contratar aprendices que lo ayudaran. Pero en 1924 un incendio destruyó por completo el taller, y todas las herramientas y materiales en su interior.

Pero el fuego no iba a detener a Ole, quien convirtió un fracaso en una oportunidad para ampliar su negocio. Construyó un taller más grande y, para ahorrar en sus costos de producción, decidió hacer versiones en miniatura de cada uno de los diseños que mostraba a los clientes, quienes podrían ver más claramente como sería el resultado final.

Los modelos en miniatura se volvieron cada vez más populares y el negocio de carpintería dio un giro inesperado. Los pequeños muebles inspiraron a Ole a producir juguetes de madera hechos a mano y de la más alta calidad. La atención a cada detalle y la dedicación que ponía en cada juguete resultaron en un negocio exitoso, y finalmente en 1934 Christiansen acuñó el nombre LEGO.

En la década de los 40, el plástico se convirtió en un material popular y barato, por lo que Ole inició la producción de juguetes de plástico, comenzando con un camión que podía ser desarmado. Pero finalmente 1949 creó el juguete que llevaría a su compañía a la fama, los bloques LEGO, que a diferencia de los bloques tradicionales de madera, contaban con  botones planos en la cara superior y un fondo ahuecado que permitía unirlos.

Los Bloques LEGO parecían ser el futuro de la compañía, pero no fueron bien recibidos por el público de la época y los primeros cargamentos fueron devueltos a la fábrica. Las ventas de LEGO disminuían cada vez más hasta 1954, cuando Godtfred, director administrativo de la compañía e hijo de Ole, tuvo una idea brillante.

Godtfred ideó un plan para convertir los bloques en un sistema de juego. Vio el potencial creativo que había en la capacidad que tenían los bloques para unirse entre ellos, y modificó su diseño creando bloques que son utilizados actualmente por miles de niños en todo el mundo.

En 1958, al morir Ole, Godtfred heredó la compañía y la dirigió siguiendo con los estándares de calidad y dedicación impuestos por su padre. A partir de ese momento la empresa siguió creciendo y para 1970 ya contaba con más de 900 empleados y con un área especializada para desarrollar nuevos sistemas de juego y métodos de fabricación.

Hasta el día de hoy LEGO ha lanzado miles de juegos de distintas temáticas, desde vikingos, agentes secretos y piratas, hasta barcos, naves y películas como Indiana Jones y Harry Potter. La compañía se ha expandido a diferentes países de todo el mundo y además de los famosos bloques, ahora también desarrolla videojuegos, películas y cuenta con algunos parques de diversiones conocidos como LEGOLAND.

Ole no pudo ser testigo del gran éxito de su carpintería, su pequeña empresa familiar, pero sentó las bases que la convirtieron en lo que es hoy, una firma dedicada a crear juguetes de la más alta calidad, enfocados en estimular la imaginación y favorecer la creatividad. Su dedicación, cuidado y refinamiento en cada cosa, por pequeña que fuera, es ahora la calidad que LEGO imprime en cada juguete pues ¿cuántos arquitectos no descubrieron su vocación cuando de chicos jugaban LEGO?

Hoy la tecnología nos supera, los niños se enfrentan diariamente a dispositivos digitales tan creativos y tan dinámicos, que ya ni siquiera se esfuerzan por imaginar. A pesar de que no podemos quitarles la nueva tecnología, tampoco eliminemos del todo los juguetes convencionales. Dejemos a las nuevas generaciones experimentar con objetos materiales y coloridos, dejémoslos crear y creer que una rama es una espada mágica, que un montón de bloques LEGO, son en realidad la base de un mundo miniatura, presa de un dinosaurio gigante. Dejemos a nuestros hijos que exploten algo desconocido para ellos, la imaginación.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba