Home / Tecnología / NASA, Al infinito y más allá

NASA, Al infinito y más allá

NASA son las siglas en inglés, que refieren a la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (National Aeronautics and Space Administration) de los Estados Unidos, la agencia gubernamental responsable de los programas espaciales. Pero también una de las que más polémica genera, por estar en contacto con lo desconocido del espacio exterior. Que si existen los extraterrestres, que si la NASA lo sabe, ¿Quién sabe? Lo cierto es que hay muchas cosas que no conoces que se esconden detrás del telón.

La historia cuenta que el programa espacial soviético lanzó el primer satélite artificial del mundo (Sputnik), el 4 de octubre de 1957. El congreso de los Estados Unidos lo observó como una amenaza a la seguridad. El Presidente Eisenhower y sus consejeros, tras varios meses de debate, tomaron el acuerdo de fundar una nueva agencia federal que dirigiera toda la actividad espacial no militar.

La intención de los primeros programas espaciales, era poner una nave tripulada en órbita, bajo la presión de la competencia entre los EE.UU. y la URSS. Esta tensión transcurría en la denominada carrera espacial durante la Guerra Fría.

Más tarde, nace el programa Mercury en 1958, con el objetivo de descubrir si el hombre podía sobrevivir en el espacio exterior. El 5 de mayo de1961 Alan B. Shephard fue el  primer astronauta estadounidense al pilotar la nave Freedom 7, en un vuelo de 15 minutos. John Glenn se convirtió el 20 de febrero de 1962, en el primer estadounidense en orbitar la Tierra, durante un vuelo de 5 horas con la nave Friendship 7, que dio tres vueltas a nuestro planeta.

El 25 de mayo de 1961 el Presidente John F. Kennedy, anunció que Estados Unidos debía comprometerse a “aterrizar a un hombre en la Luna, y devolverlo sano y salvo a la Tierra antes del final de la década” Entonces nació el programa Apolo.

Apolo comenzó con el Gemini 3, el 21 de marzo de 1965, y acabó con el Gemini 12 el 11 de noviembre de 1966. Edward White, quien murió en el accidente del Apolo 1, hizo con el Gemini 4, el 3 de junio de 1965, la primera caminata espacial de un estadounidense.

Diez hombres más, formarían la lista de astronautas en pisar la Luna, cuando finalizó el programa prematuramente, con el Apolo 17 en diciembre de 1972.

Las misiones posteriores al Apolo 17 fueron suspendidas. Los recortes del presupuesto, debidos en parte a la Guerra de Vietnam, provocaron el fin del programa. Los tres Saturno V no utilizados, se usaron para el desarrollo del primer laboratorio estadounidense en órbita, el Skylab. Las ideas iban en sentido de desarrollar un vehículo espacial reutilizable como el transbordador espacial.

Desde 2001 el orbitador Mars Odyssey  ha estado buscando evidencia de agua en el planeta rojo, y pruebas de actividad volcánica. En 2004, una misión científicamente más ambiciosa llevó a dos robots, Spirit y Opportunity, a analizar las rocas en busca de agua, y aterrizaron en dos zonas de Marte opuestas, encontrando vestigios de un antiguo mar o lago salado.

El 14 de enero de 2004, diez días después del aterrizaje de Spirit, el Presidente George W.Bush anunció el futuro de la exploración espacial. La humanidad volvería a la Luna en 2020 como paso previo a un viaje tripulado a Marte.

Aún nos queda esperar; la luna es un viaje pasado, sucedido hace mucho tiempo. Las fronteras del mundo fueron abiertas, gracias a NASA, al universo. Tal vez, los niños que están naciendo hoy, tengan la oportunidad de viajar mañana a la luna. Probablemente lo verán como si fuera lo más normal y se sorprenderán cuando sus abuelos les platiquen por las noches, que una vez, en 1969, siendo todavía niños, vieron en un televisor en blanco y negro, un hombre pisar la luna, como el acto más heroico y fascinante de todos los tiempos. Seguramente se reirán pensando en lo fácil que será entonces, poder comprar un boleto con destino al infinito.

 

 

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba