Home / Tecnología / Vuela, vuela

Vuela, vuela

vuela

Todos nosotros alguna vez, nos hemos preguntado cómo es que los aviones pueden volar, qué es lo que los impulsa para colocarse en el aire y no sólo sostener su propio peso sino el de los muchos pasajeros que dentro toman un refrigerio. Nos preocupa que pueda caerse pues en nuestra mente es difícil imaginar la explicación por la que un armatroste metálico de semejante volumen pueda mantenerse en el aire y luego bajar tan perfectamente. Hoy vamos a descubrir un poco más acerca del funcionamiento de los aviones.

Todas nuestras preguntas parten y se resumen con una sencilla explicación: el avión es un aerodino de ala fija, o aeronave con mayor densidad que el aire, provisto de alas y un espacio de carga capaz de volar, impulsado por uno o más motores. ¿Entendiste?, nosotros tampoco.

El sueño de volar se remonta a la antigüedad, con el primer vuelo realizado por el ser humano por François de Rozier y el marqués de Arlandes en 1783, aunque ya Leonardo Da Vinci, muchos años antes, había intentado y esbozado un modelo volador. El 28 de agosto de 1883, John Joseph Montgomery fue la primera persona en realizar un vuelo controlado con una máquina más pesada que el aire, un planeador.

Antes, Sir George Cayley, que sentó las bases de la aerodinámica, ya construía y hacía volar prototipos de aeronaves de ala fija desde 1803, y consiguió construir un exitoso planeador con capacidad para transportar pasajeros en 1853, aunque debido a que no poseía motores no podía ser calificado de avión.

El primer avión propiamente dicho fue creado por Clément Ader el 9 de octubre de 1890, que consigue despegar y volar 50 metros con su Éloe. Posteriormente repite la hazaña con el Avión II que vuela 200 m en 1892 y el Avión III que en 1897 vuela una distancia de más de 300 m. La hazaña del Éole fue el primer vuelo autopropulsado de la historia de la humanidad, y es considerado como la fecha de inicio de la aviación en Europa.

El brasileño Santos Dumont fue el primer hombre en despegar a bordo de un avión, impulsado por un motor aeronáutico; el primero en cumplir un circuito preestablecido, bajo la supervisión oficial de especialistas en la materia, periodistas y ciudadanos parisinos.

Tras la Primer Guerra Mundial, los ingenieros entendieron que el rendimiento de la hélice tenía su límite y comenzaron a buscar un nuevo método de propulsión para alcanzar mayores velocidades. En 1930 Frank Whittle patenta sus primeros motores de turbina de compresor centrífugo. En Alemania, el 27 de agosto de 1939 despega el HE-178 de Heinkel que montaba un motor de Ohain, realizando el primer vuelo a reacción pura de la historia.

No todos los aviones tienen la misma estructura, aunque tienen muchos elementos comunes. Los principales componentes de los aviones son:

Superficies de sustentación: Diseñada para obtener una fuerza de reacción cuando se encuentra en movimiento relativo con respecto al aire que la rodea como las alas de los aviones.

Alas: Constituidas por una superficie aerodinámica que le brinda sustentación al avión debido al efecto aerodinámico, provocado por la curvatura de la parte superior del ala que hace que el aire que fluye por encima de esta se acelere y por lo tanto baje su presión mientras que el aire que circula por debajo del ala mantiene la misma velocidad y presión del aire relativo, fuerza que contrarresta la acción de la gravedad.

Fuselaje: El fuselaje es el cuerpo del avión al que se encuentran unidas las alas y los estabilizadores tanto horizontales como verticales. Su interior es hueco, para poder albergar dentro a la cabina de pasajeros y la de mandos y los compartimentos de carga.

Superficies de control: En determinadas partes de un vuelo la configuración del ala se hace variar mediante las superficies de control o de mando que se encuentran en las alas: los alerones presentes en todo tipo de avión, flaps, los spoilers y los slats. Todas ellas son partes móviles que provocan distintos efectos en el curso del vuelo.

Alerones : Son superficies móviles que se encuentran en los extremos de las alas. Son los encargados de controlar el desplazamiento del avión sobre su eje longitudinal al crear una descompensación aerodinámica de las alas, que es la que permite al avión girar.

Estabilizadores horizontales: Son dos superficies más pequeñas que las alas, situadas casi siempre en posición horizontal con los cuales se controla la posición longitudinal del aparato.

Estabilizadores verticales: Son aletas que se encuentran en posición vertical. Su número y forma deben ser determinadas por cálculos aeronáuticos según los requerimientos aerodinámicos y de diseño, que aporta la estabilidad direccional al avión.

Acción de los componentes: Cada uno de éstos componentes actúa sobre uno de los ángulos de navegación.

Grupo motopropulsor: Son los dispositivos cuya función es la de generar la tracción necesaria para contrarrestar la resistencia aerodinámica que se genera precisamente por la sustentación.

Dentro del grupo motopropulsor, existe una funcionalidad llamada reversa que sirve para invertir el empuje del motor y permitir que frene con mayor eficacia durante la carrera de aterrizaje.

Tren de aterrizaje: Son unos dispositivos, fijos, móviles y retráctiles para que la aeronave se desplace por tierra, que no es su elemento natural. Permiten que la aeronave tenga movilidad en tierra.

Instrumentos de control: Son dispositivos tanto mecánicos como electrónicos que permiten al piloto tener conocimiento de los parámetros de vuelo principales, como la velocidad, altura, rumbo, ritmo de ascenso o descenso, y del estado de los sistemas del avión durante el vuelo, como los motores, el sistema hidráulico, el eléctrico, las condiciones meteorológicas, el rumbo programado del vuelo y la ruta seguida.

Sin duda gracias a este maravilloso invento es que se pude volar y llegar a ese lugar tan soñado para conocerlo. Aunque la tecnología avanza a pasos agigantados y día a día existe mucha más seguridad para volar, siempre existen los riesgos y el miedo a subirse a un avión. Si estás dispuesto a vivir la experiencia y a sentir mariposas en el estómago cuando despega y aterriza, no dudes en subirte a un avión para conocer ciudades o visitar familiares, hoy existen paquetes a buenos precios, en aviones nuevos y de última generación.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba