Home / Biografía / Faraday, de analfabeta a científico

Faraday, de analfabeta a científico

Era el año 1791, el mundo civilizado se angustiaba ante la lucha de clases donde el Nuevo Mundo se independizaba del Viejo Mundo. Se sumaba también la Revolución industrial donde por ejemplo, trabajadores textiles se rendían a millares, ante el ejército metálico movido por vapor.

El mundo del campo cambiaba también para James (herrero) y Margaret Faraday. La mano de obra era reemplazada por máquinas. Así, James decidió mudarse a un pueblo cerca de Londres, desesperadamente necesitaba dinero para mantener a sus dos hijos y a Michael que venía en camino.

La educación siempre estuvo en segundo término y siempre después de la formación religiosa. Así que las posibilidades de Michael en ese mundo cambiante, se reducían dramáticamente reduciendo al muchacho a un niño arrabalero, pobre e ignorante. A los trece años apenas sabía leer o escribir algo y según la tradición esa era la edad de buscar trabajo, empezaría como aprendiz. Aquel semianalfabeto decidió convertirse en el recadero de una librería cercana.

Intrigado por el extendido interés por los libros, el joven encontró un estímulo que decisivo y empezó a aprender por su cuenta. En cuestión de meses, compensó toda la carencia educativa que había enfrentado.

Un buen día de 1805, mientras cosía la última edición de la Encyclopaedia Britannica, fascinado, leyó sobre la electricidad en la página 127 y además, se enteraba también de que los filósofos de la naturaleza no sabían en qué consistía. Algo en su interior se agitó con violencia y decidió que él sería quien remediara esa situación. Sin saberlo, Faraday soñaba en ser el primer científico en desmitificar el desconcertante fenómeno de la electricidad.

Ya para 1820 Hans Orsted, descubrió que una corriente eléctrica hacía que la aguja de la brújula se moviera, como si la corriente se comportara como un imán. Poco después Ampère descubría que una corriente eléctrica en forma de espiral se comportaba como imán atrayendo limaduras de hierro, lo que denominaron como electroimán.

Dado que otros científicos se habían adelantado en descubrir cualidades profundas de las fuerzas electricidad y magnetismo, Faraday se preguntó; si bien la electricidad se podía comportar como imán, ¿sería posible que un imán pudiera producir electricidad?

El tiempo transcurrió con la inquietud en mente, lectura, estudio, experimentación le sucedió al planteamiento de la cuestión. Finalmente, Faraday tomó una barrita imantada y la lastró en uno de sus polos. De ese modo, colocada en un recipiente de mercurio, la barrita flotaba verticalmente como si fuera una boya diminuta.

Luego, puso un cable vertical en el centro del recipiente e hizo pasar por él una corriente eléctrica de abajo arriba. El resultado fue un parte aguas para la ciencia: la boya imantada comenzó a rotar en torno al alambre como si fuera arrastrada por una corriente invisible en sentido contrario a las manecillas del reloj.

Este hallazgo lo consolidaba como el creador del primer motor eléctrico del mundo.

La fama de Faraday se extendió pero la cuestión seguía pendiente. En 1831 Faraday comenzó por enrollar un trozo largo de alambre en torno a una media dona de hierro, haciendo luego lo mismo en torno a otra media dona colocada enfrente. Colocó también en el segundo vendaje de alambre un medidor que detectaría el paso más insignificante de corriente eléctrica. Mientras Faraday electrificaba la primera dona conectándola a una pila voltáica, el medidor mostraba el paso de corriente anhelado. Lo mismo sucedió al desconectarla.

Su histórico descubrimiento fue sintetizado en una sola frase: Siempre que una fuerza magnética aumenta o disminuye, produce electricidad; a mayor rapidez de aumento o disminución, mayor cantidad de electricidad produce.

Faraday finalmente había demostrado que la electricidad podía dar magnetismo y que el magnetismo podía dar electricidad; la ciencia le denominó electromagnetismo.

 

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba