Home / Cultura General / Dios no juega a los dados

Dios no juega a los dados

dios-dados

Estamos rodeados. Los números se encuentran en nuestra vida ayudándonos a pensar y comunicarnos. ¡Somos dependientes de las matemáticas! Pero incluso, en esta ciencia tan precisa hay jerarquías. Hay números más importantes que otros.

¿Cuáles son?

 

Los números primos son números naturales divisibles por el 1 y por él mismo, es decir, posee dos divisores.

 

Sin embargo, su relevancia radica en que son la base de las matemáticas. El resto de los números que no son primos, se pueden construir multiplicando otros números primos entre sí. Por ejemplo:

33= 3*11, donde 3 y 11 son números primos.

100=2*2*5, donde 2 y 5 son números primos.

 

primos1

 

Durante años, los matemáticos se han visto maravillados por esta singularidad de los primos y de ahí, surge la pregunta del millón.

 

¿Existirá algún patrón que ayude a predecir la aparición y distribución de los números primos hasta el infinito?

 

La respuesta a esta pregunta permitiría interpretar y darle sentido al caos.

 

Una luz de esperanza, la máxima del físico matemático judío Albert Einstein: “Dios no juega a los dados” como sugiriendo que existe un orden en donde el mundo sea construido en un lenguaje lejano al azar.

 

Pero hoy la realidad se transforma minuto a minuto; y para comenzar a entender algo acerca de lo que seguiremos platicando, enunciamos la siguiente aseveración:

 

Einstein dijo: “Dios no juega a los dados”, Stephen Hawking dice: “Dios no sólo juega a los dados. A veces también echa los dados donde no pueden ser vistos”; nosotros podemos decir: “Dios juega a los dados y a veces obtiene malas jugadas”.

 

 

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba