Home / Cultura General / El eterno tormento del alma

El eterno tormento del alma

Del latín ínferus, inferior, de abajo, el tema del trasmundo, o bien, lo que acontece después de la existencia ha sido, desde siempre, objeto de pasión para los estudiosos. Conocer si la existencia humana se prolonga o extingue, si existe un lugar de reposo o castigo e incluso la duración o fecha en que esto empieza o termina, son sin duda incógnitas que se intentan explicar en diferentes cosmovisiones, desde la literatura hasta la religión.

En la Divina Comedia, Dante Alighieri, nos traslada a un foso ubicado bajo la ciudad de Jerusalén, el cual, consta de nueve círculos dentro del interior de la tierra donde se distribuyen los pecadores, según el daño que cometieron en vida. En su obra, es posible ver a las personas más ilustres siendo castigadas por sus culpas cometidas en la tierra y recibiendo el castigo adecuado a su pecado.

Los antepasados de Anahuac, en la gran Tenochtitlán, también hablan claramente del Mictlán, la región infernal. Al igual que Alighieri, también ellos lo ubican en el interior del globo terrestre.

Se supone que dicho lugar era espacioso, oscurísimo, de donde no se sale ni se puede volver. Antes de llegar a los también, nueve infiernos, se tenía que pasar por lo siguiente:

1º Atravesar en medio de dos sierras

2º Pasar el camino de la culebra

3º Pasar por donde la lagartija verde

4º Atravesar ocho páramos

5º Atravesar ocho collados

6º Cruzar por donde el viento frío corta como navajas

7º Atravesar a lomo de un perro el Río Chiconahuapan

8º Presentar ofrendas a Mictlantecuhtli

9º Después de cuatro años, alcanzar los nueve infiernos.

Para nuestros antepasados, el paso por Mictlán se concebía como obligatorio y los consideraban como un mundo donde las almas eran puestas a prueba. Si lograban pasar por los nueve círculos, incuestionablemente ingresarían al Edén, es decir, el paraíso terrenal.

Para los Sufis mahometanos, el infierno tampoco es un lugar de castigo sino más bien, de instrucción y purificación para la Conciencia.

En el caso del Cristianismo, el infierno se percibe como un lugar de castigo y de penas eternas. Sin embargo, también existe la otra versión del cristianismo en donde se encuentra la Gnosis. Ahí, el infierno es como un lugar de expiación, purificación y a la vez, de ilustración para la Conciencia.

Para ti, ¿cuál es la cosmovisión que explica mejor el infierno?

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba