Home / Cultura General / El mito del rey Arturo

El mito del rey Arturo

El rey Arturo es uno de los grandes mitos culturales de la historia europea. Sus orígenes se pierden en el devenir de la historia pero su figura creció en la Edad Media hasta convertirse en el arquetipo del rey sensato, valiente y justo, es decir, un héroe nacional.

Algunos antiguos poemas galeses ya hablan de Arturo e igualmente, textos del siglo VI hacen referencia sobre este personaje.

En 1136 Geoffrey Monmouth concluye su monumental Historia de los reyes de Britania y es ahí donde el gran mito tiene su base tal y como se le conoce al rey Arturo en la actualidad.

Aunque el texto tiene intenciones históricas Monmouth, clérigo de origen galés, formado en Oxford, hace alarde de una fantasía, mezclando épocas, tradiciones y lugares. Aseguraba que la fuente de su obra era un libro muy antiguo escrito en lengua británica, mismo que tradujo al latín.

Así, Monmouth da cuenta del nacimiento del legendario Arturo, de su educación apartado de la corte, asunción al trono y gestas que lo llevaron a conquistar Gales, Inglaterra, Islandia, Noruega, Bretaña, hasta ser coronado emperador por el papa en Roma. Pronto la obra se convierte en un éxito instantáneo surgiendo así, la leyenda artúrica.

En 1155, el poeta Robert Wace, creó la Mesa Redonda en su obra Roman de Brut como una manera de legitimar al rey frente a sus barones. Posteriormente, en 1180 Chrétien de Troyes, poeta de la corte de María de Champaña, enlazó el mito artúrico con la búsqueda del Santo Grial. Finalmente en 1485, William Caxton, el impresor más importante de Inglaterra, publica La muerte de Arturo.

El éxito del mito artúrico y más tras asociarse a la búsqueda del santo Grial, ha hecho que se tenga la imagen del hipotético rey britano, como la de un monarca de resplandeciente armadura.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba