Home / Cultura General / ¿Por qué lloramos?

¿Por qué lloramos?

Aunque todos los animales con párpados móviles pueden derramar lágrimas reflejas, el llanto es una expresión emocional exclusivamente humana y es una respuesta de todo el organismo en su complejidad fisiológica, cognitiva y socioemocional.

Anteriormente, el objetivo del llanto se atribuía a liberar al organismo de sustancias tóxicas, además de reducir la tensión (ley de Frey,1985). Otra teoría suponía que el llanto era una defensa compensatoria contra impulsos como la agresión o el sexual (Kottler, 1996).

Fisiológicamente, el derrame de lágrimas lava los cuerpos extraños y las sustancias irritantes, incluso, contribuye a la defensa, reparación, y eliminación de productos de superficie ocular.

Emocionalmente, el llanto es la secreción lagrimal provocada por un estímulo cerebral ligado a los estados de ánimo, resultado de un proceso cerebral cognitivo asociado con la petición u ofrecimiento de ayuda.

El llanto por petición de ayuda se asocia a emociones negativas que tradicionalmente expresan tristeza, frustración, enojo, etc. En tanto que, ofrecimiento de ayuda se asocia con sentimientos positivos como son alegría, euforia, etc.

 

Los niños, por ejemplo, tienten a llorar continuamente porque se encuentran en situaciones de necesidad o asistencia constante. El llanto es una herramienta que les permite cubrir sus necesidades, especialmente en el caso de los recién nacidos.

Se sabe que los niños pequeños lloran entre 30 minutos y dos horas al día, se han contabilizado hasta 4,000 episodios de llanto en el primer año de vida. Aproximadamente, en el décimo mes, el llanto se percibe como instrumento de exigencia de atención en presencia de personas allegadas.

Los niños no desarrollan empatía hasta que son mayores y es por tanto que los adolescentes lloran menos por petición de ayuda al ser cada vez más independientes al requerir menor nivel de atención y su necesidad de demostrar con vigor que son capaces de desenvolverse en la vida. Según su maduración, el llanto por ofrecimiento de ayuda, se va incrementando lo mismo que su desarrollo de empatía y comprensión de los sentimientos sociales y personales.

Finalmente, un estudio de carácter exploratorio, cuyo interés era conocer las situaciones específicas que inducen al llanto, congregó a 30 investigadores en 30 países con un total de 2,280 sujetos evaluados, de los cuales 1,687 eran varones y el resto, mujeres.

El estudio concluyó que las mujeres lloran con mayor frecuencia en episodios de llanto más intensos y de mayor duración que los varones, aunque nunca más allá de 5 minutos.

Los conflictos, pérdidas e inadecuación personal, son las principales causas que inducen al llanto en hombres y mujeres. En general, durante el llanto, se experimentaron sentimientos de tristeza, impotencia, frustración y cólera.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba