Home / Deportes / Maracaná: El estadio maldito

Maracaná: El estadio maldito

El peso de la historia a veces puede ser abrumador. Cargar todo lo que el paso del tiempo ha construido puede ser demasiado para una sociedad y más para 22 jugadores.

Después de la Segunda Guerra Mundial, la FIFA decidió retomar los mundiales. Con una Europa destruida, América era la opción ideal para organizar un certamen libre de temas bélicos. Brasil levantó la mano y consiguió ser el anfitrión.

Construyó uno de los estadios más grandes del mundo y lo llamó Maracaná, lo que no sabían era que ahí se destruirían sueños e ilusiones del pueblo brasileño.

La ausencia de varios equipos brindó de confianza a la selección brasileña. Además el bicampeón Italia no pasó de la fase de grupos. El camino para el trofeo estaba libre, de hecho goleó a sus rivales, acabo con un 7-1 a Suecia y después aniquiló a España con 6 goles a favor y sólo uno en contra.

En el partido final se encontraron con Uruguay que apenas había podido ganar a su contrincantes. Tras el pitido inicial, Brasil se puso a la cabeza con un gol, pero Uruguay dio la vuelta anotando 2.

Toda la nación caía en lágrimas, Brasil necesitado de ilusión se quedaba con las manos vacías en su propia casa.

Pero esto no acabaría ahí, en el Mundial del 2014, poco más de hace tres años, Brasil volvía a ser el anfitrión del torneo. Aunque la selección no prometía grandes logros se llegó a la semifinal.

En este partido se encontraron con Alemania y se llevaría a cabo en el Maracaná. El resultado esta vez fue controversial, los brasileños, los reyes del fútbol caían ante 7-1.

De nuevo el Maracaná veía derrumbarse a toda una nación. Esta que debería ser la casa donde se coronarán campeones los verdeamarela, los ha visto de rodillas. Esta es la maldición del Maracaná.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba