Home / Historia / ¿Por qué ponemos nacimientos?

¿Por qué ponemos nacimientos?

Para quienes son practicantes del cristianismo, las fechas decembrinas cobran un papel trascendental. Además del árbol navideño, las posadas y reuniones familiares, existe una costumbre, la más antigua de todas, que tiene un significado espiritual mucho mayor que los demás elementos, es el nacimiento o belén. Al llegar el mes de diciembre, el nacimiento cumple con una función muy clara; educar a los más pequeños sobre uno de los pilares de la fe cristiana, el legado de nuestras tradiciones, de generación en generación.

Un nacimiento es la representación plástica, del Nacimiento de Jesús, expuesto durante las fiestas decembrinas, en los hogares, iglesias, centros comerciales y otros lugares. Y es que no solamente pertenece de nuestra decoración navideña, pues parte de la liturgia, especialmente la cristiana y católica. Se cuenta que el primer nacimiento de la historia, se debe a San Francisco de Asís, en la Nochebuena del año 1223, en Italia. Ahí, tras celebrar la misa, sobre el pesebre como altar, procedieron a la predicación sobre el nacimiento de Jesús. Incluso, el señor del lugar, Juan de Greccio, aseguró haber visto a San Francisco coger un bebé hermoso, y lo hizo dormir en el pesebre. Y a partir del siglo XV, esta costumbre se expandió al mundo entero.

En 1465, en París, fue fundada la primera empresa dedicada a la producción de figuras de nacimiento, y detrás de ella, siguieron muchas más, de todos los países. Entonces, el nacimiento se transformó en cada país que llegó. En México, adoptó magueyes, guajolotes, indios, en fin, todas las costumbres mexicanas. El Niño se coloca hasta que llega la Navidad, fecha de su nacimiento, después de ser arrullado por sus padrinos.

Si eres practicante de la religión cristiana o católica, aprovecha estas fiestas para enseñar a los demás sobre sus propias tradiciones. Hagan uso de los elementos con los que decoramos el hogar, pues no solamente son ornamentos circunstanciales, sino que cada uno contiene una pieza de la historia que, unidas, dan sentido a la base de la fe. ¡Felices fiestas!

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba