Home / Hoy Toca / El rol de papá es…

El rol de papá es…

Madre y padre no son intercambiables, son dos dimensiones diferentes de efectos y relaciones. El padre es parte integrante de la relación primitiva del niño, es quien suscita la relación del niño con la madre. Papá hace posible que el hijo reconozca la relación con la madre. En presencia del padre, éste evoca diferentes emociones que con mamá, así papá es el otro elemento que da conciencia de los estados internos e interactivos al hijo.

El padre tiende a desarrollar una mayor autonomía e independencia en el hijo, facilita el proceso de separación e individuación de la madre. Él es quien impulsa la diferenciación y tipificación sexual en los hijos. Así mismo, es papá quien promueve la adquisición de los valores sociales y, por tanto, el desarrollo moral en los hijos.

Desde el segundo año de vida, la sombra lanzada por el padre toma progresivamente, consistencia para el niño y se produce el encuentro con papá. De ahí que entre los dos y tres años, sea la etapa de los caprichos y protestas donde el niño se percibe desorientado. Quiere y rechaza, reclama y destruye; se le denomina “efecto padre” debido a que el niño empieza a salir de la placenta psíquica materna para avanzar en el área del padre. Esta fase requiere a una madre capaz de dejar marchar a su hijo hacia el padre y capaz de tolerar el “abandono” pero también, necesita de un padre presente y acogedor con su hijo.

La madre generalmente verá en el hijo, incluso en su edad adulta, a su pequeño. El padre, más bien contempla al hombre o mujer que éste llegará hacer, sin importar su corta edad. Así, la mirada de la madre clavada en el pasado, asegura que el niño no perderá su amor. Mientras que el padre, proyectando al hijo en el futuro, le asegura que nunca será abandonado y que por tanto, puede desear ser mayor para acompañar a papá en los viajes y aventuras que a futuro vendrán.

Consecuentemente, la ausencia del padre deja al niño atrapado en la mirada materna y sin la visión continua de sí mismo en el tiempo. El niño estará dispuesto a dejar las riendas maternas si el padre se convierte en una figura importante para él y es como se permite el desarrollo de la autonomía.

Por otro lado, los hijos varones aprenderán su rol sexual en tanto que la relación con papá sea satisfactoria y cálida. En las niñas, el padre animará a la hija hacia modelos y comportamientos apropiados a su género, incluso más que la madre. Y es que mamá, cotidianamente tratará a varones y mujeres simplemente como niños y no como representantes de roles sexuales.

En cualquier caso, los niños deben sentir que poseen las características deseadas por el padre, el hijo varón debe sentir que tienen las cualidades del padre y así merecer su aprobación y amor. La hija mujer, debe sentir que tiene las cualidades que el padre admira, es decir, ser como la madre, objeto de deseo y amor del padre.

Sin la mediación de la madre, el hijo no descubrirá nunca al padre; pero sin la mediación del padre, el hijo no descubrirá nunca a la mujer. A través del padre, que en realidad es el primer amor de los hijos, éstos aprenderán a querer a la mujer: los varones a desearla y las mujeres a desearse.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba