Home / Historia / Origen del 10 de mayo en México

Origen del 10 de mayo en México

La iniciativa de dedicar un día de festejo a la madre mexicana originalmente provino del entonces director del periódico Excélsior, Rafael Alducin. Para ello, invitó a sumarse a su campaña a personajes importantes del ámbito político y religioso, entre los que destacan José Vasconcelos, entonces secretario de Educación Pública.

La idea de festejar a la madre mexicana, no provenía únicamente de la influencia réplica de lo que ya se hacía en Estados Unidos de Norteamérica, sino que, meses antes de lanzar la iniciativa, existía una polémica respecto a que en Mérida se habían repartido folletos promoviendo la anticoncepción.

El título de dichos folletos leían La limitación de la familia o la brújula del hogar, autoría de la enfermera estadounidense Margaret Sanger quien se dedicaba a informar a las mujeres sobre el uso de métodos anticonceptivos y que por tal causa, fue aprehendida en diversas ocasiones al grado de tener que salir del país.

Para el director del Excélsior, la historia era suficientemente explosiva como para escandalizar a la sociedad y que atinadamente, derivaría en una campaña que escalaría a lo político. Así, las mujeres se convertían nuevamente, en el campo de batalla para una fracción conservadora del país.

En 1917 se realizó el primer congreso feminista de México en Yucatán donde el clima social permitió que muchas mujeres participaran en los asuntos públicos y tuvieran manera de evitar la concepción. El trabajo de las feministas fue impulsado por los gobiernos progresistas de Salvador Alvarado y Felipe Carrillo Puerto entre 1915 y 1924.

Así, la intención de festejar a la madre mexicana, según la autora de la investigación histórica “Día de la Madre”, Martha Acevedo, emergió como una respuesta contundente y reaccionaria a la mínima muestra de intención político-religiosa, de que las mujeres tomaran las decisiones que solo a ellas compete en términos reproductivos.

La avalancha que con rigor se impuso en términos mediáticos, fue aprovechada por los grandes empresarios para promover la compra sin recato de todo tipo de artículos para agasajar a mamá, tal como se hace en la actualidad.

“La que nos amó antes de nacer” fue la leyenda en la placa del monumento a la madre de la calle Sullivan que, por cierto, fue construido en 1949 gracias a la iniciativa del periódico Excélsior.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba