Home / Medio Ambiente / Campos morfogenéticos, la nueva ciencia

Campos morfogenéticos, la nueva ciencia

Todas las veces que un miembro de una especie aprende un comportamiento nuevo, cambia el campo morfológico de la especie. Quizá sea un cambio apenas perceptible pero si se repite por un lapso prolongado, su resonancia mórfica afectará la especie entera.

Rupert Sheldrake, en su libro denominado “Una nueva Ciencia de la Vida” abunda respecto de su hipótesis de que el universo no está funcionando en acuerdo a leyes inmutables sino más bien, a modelos de hábitos creados por la repetición a lo largo de un periodo, a ello le denomina, campos morfogenéticos. Los define de la siguiente manera:

“…son estructuras invisibles que dan forma a cristales, piedras, animales y plantas, poseen un efecto organizador sobre el comportamiento”.

Es un tipo de matriz que regula unidades subsecuentes del mismo tipo, a medida que cada unidad nueva es formada y moldeada, refuerza el campo morfogenético. La forma de organización de células, tejidos, órganos y organismos como un todo, son gobernados por una jerarquía (de campos morfogenéticos) que son dados por la resonancia mórfica de organismos pasados de la misma especie.

Las implicaciones de lo anterior son masivas, sobretodo a nivel teoría del aprendizaje. Por ejemplo, si un número de ratas aprende a cumplir una tarea nunca antes realizada por esta especie, entonces otras ratas en cualquier parte del mundo, aprenderá dicha tarea más fácilmente y en ausencia de cualquier tipo de conexión físico o de comunicación.

Sheldrake parece brindar esperanza a una nueva comprensión científica de la forma y organización de la vida en general y de los organismos vivos en particular.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba