Home / Historia / Nuestros primos incivilizados

Nuestros primos incivilizados

Los animales pertenecen a una misma especie cuando se aparean entre sí, dando origen a descendientes fértiles. Por ejemplo, aunque caballos y asnos tienen un antepasado común, muestran poco interés sexual mutuo. Si se les induce a ello, se aparearán y nacerán mulas y burdéganos estériles. Por tanto, los dos tipos de animales son especies distintas.

Las especies que evolucionaron a partir de un ancestro común se agrupan en géneros. Así, leones, tigres, leopardos y jaguares pertenecen al género Panthera aunque sean especies diferentes. El nombre científico de un león será Panthera leo, donde leo es la especie.

Finalmente, los géneros se agrupan en familias, como la de los gatos que incluye, leones, guepardos y gatos domésticos. Todos los miembros de una familia remontan su linaje hasta una matriarca o patriarca fundador.

Ahora, el género Homo tuvo a bien evolucionar en la única especie sobreviviente de la Tierra, los sapiens. El Homo sapiens pertenece a una familia que, aunque es un hecho banal, ha sido un secreto bien guardado de la historia. Quizá por vanidad, el Homo sapiens prefirió considerarse separado del resto de los animales, deseando ser huérfano, sin familia ni padres.

Lo cierto es que, nos guste o no, somos miembros de una familia grande y escandalosa. Sí, esa que estás pensando, los grandes simios. Los parientes vivos más próximos de nuestra familia son chimpancés, gorilas y orangutanes.

Hace unos 6 millones de años, en la actual Etiopía, una hembra de simio concibió dos hijas. Una se convirtió en el ancestro de todos los chimpancés y la otra es ¡nuestra propia abuela!

Poseemos una amplia abundancia de primos incivilizados e incluso, hubo un tiempo en que tuvimos algunos hermanos y hermanas. Contrario a lo que pudiera parecer, no fuimos la única especie humana que existió sobre la faz de esta Tierra.

Los humanos evolucionaron por primera vez en África oriental hace unos 2.5millones de años a partir de un género anterior de simios denominado Australopithecus (simio austral). Al desplazarse al norte de África, Europa y Asia, la supervivencia obligó a desarrollar rasgos diferentes.

Los humanos en Europa y Asia occidental evolucionaron en Homo neanderthalensis (hombre del valle del Neander). En Asia oriental habitaron los Homo erectus (hombre erguido) que sobrevivió dos millones de años, lo que hace de esta especia la más duradera de todas. En la isla de Java, Indonesia, habitó el Homo soloensis (hombre del valle del Solo).

En 2010 fue rescatado otro hermano perdido, cuando en Denisova, Siberia fue rescatada evidencia del Homo denisova. Habrá que esperar y ver cuántas otras especies son igualmente rescatadas. Mientras tanto, la cuna de la humanidad siguió evolucionando con los Homo rudolfensis (hombre del lago Rodolfo), Homo ergaster (hombre trabajador) y finalmente, el Homo sapiens (hombre sabio).

¿Cómo llegó el Homo sapiens a la punta de la cadena alimenticia? Sin duda, con mucho esfuerzo y más para las mujeres. Andar erguido tuvo sus retos, especialmente en las mujeres ya que requería caderas más estrechas lo que redujo el canal de parto en un momento en que la cabeza de los bebés se hacía cada vez mayor. A las mujeres que parían antes, cuando el cerebro y la cabeza del bebé eran relativamente pequeños y flexibles, les fue mejor.

La selección natural favoreció los nacimientos prematuros lo que derivó en la necesidad de desarrollar capacidades sociales. Las madres solitarias enfrentaron grandes problemas para conseguir alimento para ellas y su prole. Necesariamente, la crianza de niños requería una tribu. Así, la evolución favoreció a quienes eran capaces de crear lazos sociales fuertes. Y, finalmente, puesto que los humanos nacen subdesarrollados, pueden ser educados y socializados en una medida sorprendente.

Así, el cerebro grande, uso de utensilios, capacidades de aprendizaje superiores y estructuras sociales complejas, hicieron del ser humano, el animal más poderoso de la Tierra.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba