Home / Salud / El cáncer de la psiquiatría

El cáncer de la psiquiatría

La esquizofrenia es una de las enfermedades más invalidantes para los seres humanos y es denominado cáncer de psiquiatría. Resulta también ser un tremendo reto social por su incidencia, potencial en cronicidad y severidad, así como por las consecuencias que implica para la familia y comunidad.

Esta enfermedad mental ha estado vinculada a una serie de prejuicios sociales que determinan al enfermo como agresivo, raro, impredecible, débil, vago e improductivo, etc. Sin embargo, se ha demostrado que, en más ocasiones, son los enfermos quienes suelen ser agredidos por la población en general.

La enfermedad afecta al humano en su etapa de mayor productividad en la vida que va de los 16 a los 25 años. Y por el grado de incapacidad que produce, afecta su vida estudiantil, social y laboral.

Entre los fenómenos psicopatológicos más importantes se encuentra el pensamiento con eco, la difusión, inserción o robo del pensamiento, percepción delirante y delirios de control, influencia o pasividad, voces alucinatorias y síntomas de negativismo.

La esquizofrenia también incapacita al familiar cuidador ya que, de por vida, tiene que dedicarse a la atención del enfermo, especialmente, durante las etapas de crisis.

En un 50% de los casos, la hospitalización del paciente es necesaria, donde evoluciona en forma crónica con un deterioro progresivo de todas sus capacidades. Sobra decir que las repercusiones económicas, son bastante elevadas al igual que las consecuencias por la parte emocional.

A pesar del deterioro significativo de la enfermedad, además del tratamiento farmacológico y su adherencia, también resulta muy importante la rehabilitación, convivencia social, mantenerse vinculado laboralmente –a pesar de su condición-; pues el rechazo, la desocupación, carencia de redes sólidas de apoyo, son factores de riesgo que favorecen la aparición de descompensaciones y la tendencia por adoptar conductas adictivas o perjudiciales para el individuo.

Generalmente, se considera que quien padece la enfermedad, es incapaz de evaluar su situación personal, pero un estudio encontró que más del 80% de los casos, habían escuchado comentarios despreciativos, habían sido tratados como incompetentes y en general habían sido esquivados y despreciados.

La estigmatización las personas que padecen un trastorno mental tienen una influencia negativa en cuanto a encontrar trabajo, vivienda o mantener relaciones sociales con amigos o pareja. Lo cual, empeora su situación empujándolos a una incompatibilidad social, baja autoestima, depresión y aumento de la carga familiar.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba