Home / Medio Ambiente / Oro monoatómico de sanación

Oro monoatómico de sanación

Después de la Segunda Guerra Mundial, el francés Armand Barbault aplicó técnicas de la alquimia hasta obtener un resultado imposible.

Este hombre dedicó su investigación a las plantas y al rocío nocturno, recolectado en momento astrológico adecuado. Durante tres años realizó una serie de destilaciones cíclicas que dieron origen a un oro potable.

El tónico tuvo resultados espectaculares en pacientes terminales pero los científicos desestimaron los hallazgos de Barbault ya que era algo comercialmente inviable para las farmacéuticas dado el largo periodo de preparación.

No obstante y quizá a partir de Barbault, fue descubierto que el oro posee propiedades notables en su estado monoatómico, el cual se obtiene al calentar el metal por unos segundos.

Los metales monoatómicos como platino, plata, oro, cobre, son de alto spín (giro nuclear), bajo estado de energía y campo magnético nulo, son superconductores a temperatura ambiente.

Investigadores de la Academia Rusa de Ciencias, descubrieron que, prolongando el calentamiento a 300 segundos, la estructura del oro se modifica y pierde 44% de su peso.

Sin embargo al enfriar el oro monoatómico, éste incrementa su peso notablemente, incluso más allá de lo que el metal original. Adicionalmente se transformó en un polvo blanco. Cuando el polvo se calentó nuevamente, perdió peso hasta desaparecer por completo.

Este oro monoatómico se muestra como una sustancia milagrosa que podría tener efectos de largo alcance en medicina para curar deficiencias del sistema inmune.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba