Home / Salud / De vómito, diarrea y bichos peores

De vómito, diarrea y bichos peores

Imagina tu día con tos, dolor de cabeza, cuerpo cortado, vómito, diarrea, fatiga y todo eso que te obliga a permanecer en casa. Ciertamente, no es una fiesta sino que más bien, se trata de una infección vírica.

¿Cómo le hacen estos microscópicos virus para ponernos tan mal? Suponemos que no fue de la noche a la mañana, seguramente se tomaron su tiempo de desarrollo evolutivo pero igual, ¿cómo le hacen?

Bien, justamente, los virus que provocaban este tipo de síntomas, lograron replicarse y propagarse por lo que fueron adquiriendo nuevas habilidades hasta llegar a nuestro días con todo un arsenal de síntomas que afectan nuestro cuerpo.

El vómito y diarrea son mecanismos moleculares que permiten a los virus pasar más fácilmente a individuos sanos. El vómito está controlado por el cerebro y en condiciones normales, es una reacción fisiológica de defensa que evita el envenenamiento por ingesta de comida en mal estado. Cerebro e intestino están conectados vía células endócrinas sensoriales denominadas enterocromafines (células EC).

Tomando como ejemplo el rotavirus, responsable de la muerte de más de 600mil niños cada año en países en vías de desarrollo, se encarga de infectar a las células del intestino haciendo que éstas manden un mensaje al cerebro con lo que posteriormente, aparece el vómito y diarrea. Todo esto, ¡antes de que el virus inicie a replicarse!

Aún más, el rotavirus, ni siquiera genera una sofisticada infección a las células EC, sino que parte de enfermar a una célula normal del intestino, la cual secreta una sustancia (proteína NSP4) que provocará que el sistema se defienda (liberando calcio) y ultimadamente, se emita la alerta al cerebro (secretando serotonina en las células EC). Digamos, una estrategia de mínima inversión con efecto dominó que termina contigo hincado ante el escusado.

Cabe aclarar que, mediante el vómito y diarrea, el virus consigue una rápida diseminación de partículas víricas facilitando así su transmisión e infección de nuevos huéspedes.

Finalmente, lo muy valioso de todo esto es que la ciencia ha identificado el mecanismo molecular que dispara el proceso de propagación, lo cual es invaluable para salvar la vida de tantos niños. La clave está en el diseño de una molécula capaz de impedir la liberación de la serotonina. Mientras tanto, inhibidores de vómito y diarrea.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba