Home / Salud / El objeto más complejo del sistema solar

El objeto más complejo del sistema solar

En la Vía Láctea existen cien mil millones de estrellas que es el número aproximado de la cantidad de neuronas que hay en nuestro cerebro. Para llegar a la estrella más cercana al sistema solar, tendríamos que viajar treinta y nueve billones de kilómetros. Y todo para encontrar un objeto tan complejo como el que llevamos sobre nuestros hombros.

Aunque ambos sistemas suponen el mayor reto científico posible de imaginar, son verdaderos polos opuestos. Uno trata con la inmensidad del espacio exterior donde extraños habitantes coexisten (agujeros negros, estrellas explosivas, galaxias en colisión), en tanto que el otro refiere al espacio interior donde radican nuestros deseos e ilusiones.

Asombrosamente, en los últimos quince años, hemos aprendido igualmente de los cuerpos celestes con la invención del telescopio, que del cerebro con la invención de las máquinas de imagen por resonancia magnética.

Sin embargo, aunque mucho se ha aprendido de los procesos cerebrales específicos, todavía no hay una teoría del cerebro que explique su funcionamiento general e incluso, podría ser que no la obtengamos jamás.

Mientras tanto, la carrera continúa. En 2013, el expresidente de Estados Unidos, Obama, al igual que la Unión Europea, anunciaron una interesante partida presupuesta de miles de millones de dólares destinados a proyectos independientes que buscan desentrañar las claves del cerebro.

El cerebro pesa alrededor de kilo y medio y representa el 2% del peso corporal. El coste de mantenerlo representa el 20% de nuestra energía total. En los recién nacidos, el cerebro les consume el ¡65% de la energía total! Al menos un 80% de nuestro genes codifican características del cerebro.

Vamos más allá. En 1967 la teoría de la evolución de Darwin fue aplicada al cerebro y se dividió en tres partes. Primero, la parte posterior y central, cerebelo y ganglios basales son idénticas al cerebro de los reptiles y por tanto, conocido como cerebro reptil. A medida que evolucionamos de reptiles a mamíferos, el cerebro se hizo más complejo. El cerebro mamífero o sistema límbico que rodea al cerebro reptil, se compone de hipocampo, amígdala, tálamo e hipotálamo. Finalmente, está la corteza cerebral, la estructura más reciente que constituye un 80% de la masa cerebral.

Actualmente, con una máquina de imagen por resonancia magnética es posible identificar entre doscientas y trescientas regiones del cerebro. Lo que permite llegar a la analogía del funcionamiento del cerebro más reciente que es la de internet, que conecta entre sí miles de millones de ordenadores.

Como quiera, la tecnología aun no puede responder a todas las incógnitas y actualmente, se considera que la conciencia sigue siendo un fenómeno milagroso a partir de la acción colectiva de miles de millones de neuronas.

La realidad, como lo afirma Michio Kaku, es que el cerebro sigue siendo el objeto más complejo del sistema solar. Quizá la ciencia, un día logre regalar una aproximación y desentrañar el misterio del cerebro.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba